Sentir, Últimas
Deja tu comentario

Crítica de ‘Mi gran noche’ de Álex de la Iglesia

Tweet about this on TwitterShare on Facebook25share on Tumblr0Share on LinkedIn1Email to someone

Álex de la Iglesia siempre ha sido un director prolífico que ha estado a la vanguardia de las modas y de las nuevas tecnologías en España. Su carrera comenzó con Acción mutante y vivió su momento de máximo esplendor tras el estreno de El día de la bestia, pero desde entonces ha sufrido altibajos. Fue a partir del 2000, año en el que filmó La comunidad, probablemente su mejor película, cuando su capacidad para innovar empezó a ponerse en duda. Títulos tan sorprendentemente absurdos como Los crímenes de Oxford, Balada triste de trompeta o gran parte del metraje de Las brujas de Zugarramurdi, aunque taquillazos reconocidos en diversos festivales y de gran proyección internacional, carecían de la fuerza narrativa y la fiereza renovadora de sus primeros trabajos.

En el caso de Mi gran noche el espectador se encuentra ante una película ambigua: narrativamente es como un chute de adrenalina pero su trasfondo está tan vacío y es tan tonto como el de las brujas navarras o el de los payasos asesinos. Cuenta con un elenco de estrellas de cine español del calibre de Mario Casas, Pepón Nieto, Santiago Segura, Hugo Silva o Blanca Suárez (aunque la lista es interminable) y con la colaboración especial de Raphael. Pero un reparto con tantas caras conocidas no puede traer nada bueno, y menos teniendo en cuenta la línea que han seguido los últimos trabajos del director. Mi gran noche termina siendo otro producto prefabricado donde lo que venden son las estrellas y no el contenido. Es el resultado de una industria cinematográfica de grandes producciones que sigue sustentándose en el viejo modelo del star system, con la ligera variación de que aquel entregaba productos de gran calidad y los de ahora están desvirtuados por la ñoñería, la risa fácil o las explosiones espectaculares. O todo junto.

maxresdefault

Hace tan solo unos días escribía en otra publicación sobre un fenómeno cada vez más común en el mundo del cine: directores que empezaron sus carreras con un impulso sorprendente pero cuya chispa se ha ido apagando progresivamente. Mencionaba a Ridley Scott, Coppola y Scorsese, pero Álex de la Iglesia podría ser el cuarto ejemplo que conforme y confirme este “cuartero del desastre”. Mi gran noche está bien dirigida y guarda un ritmo narrativo vertiginoso. Entretiene y además retrata muy bien cómo es rodar una película en este país: un auténtico caos. Hasta se encuentra alguna que otra interpretación medianamente destacable. Pero su historia es estúpida. Sus personajes lo son más. Y las situaciones que desencadenan unos y otros llegan al extremo del ridículo. Tiene algún que otro punto gracioso, especialmente cuando aparece Mario Casas haciendo del estereotipo de Mario Casas o Raphael convertido en el malo por excelencia de la película. E incluso un Jaime Ordoñez que exprime toda su excentricidad para acaparar toda la atención en las secuencias en las que aparece. Pero Mi gran noche no es lo que promete: una película extremadamente divertida. Ni siquiera es una comedia negra, pues bebe de los clichés del género y no es capaz de innovar. Hasta sus títulos de inicio intentan emular falsamente las fiestas de Sorrentino en La Gran Belleza. Todo ello la convierte en una película acartonada y previsible, marcada por la falta de inspiración. Es entretenida, sin más.

Mi gran noche
F_Punt_2

· Año: 2015
· Duración: 100 min.
· País: España
· Director: Álex de la Iglesia
· Guión: Álex de la Iglesia, Jorge Guerricaechevarría
· Fotografía: Joan Valent
· Reparto: Raphael, Mario Casas, Blanca Suárez, Pepón Nieto, Jaime Ordoñez, Terele Pávez, Carlos Areces, Luis Callejo, Carmen Machi, Santiago Segura, Carolina Bang, Hugo Silva, Ana Polvorosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *