Sentir, Últimas
Deja tu comentario

Un viaje con la abuela, sin cómos ni porqués

Tweet about this on TwitterShare on Facebook5share on Tumblr0Share on LinkedIn0Email to someone

 

U

no se pregunta las vueltas que da la vida, lo magnífica que es la misma y las decisiones que se toman en ella, por qué una chica de 19 años decide abortar, por la mala relación entre una madre y una hija, por una mala despedida o, por ejemplo, por el cambio que ha pegado la carrera de Paul Weitz, creador de la saga de American Pie.

Y es que si el realizador/guionista ya dejaba destellos de ser alguien interesante en el film de 2012 Being Flynn, con esta su última película, a la persona que les está escribiendo esta crítica, le ha dejado francamente sorprendido.

Weitz nos invita a un viaje corto, como el de un pequeño libro de esos que esconden tanto dentro de sus páginas, como si de un recuerdo de esos que se te vienen a la cabeza cuando vas en tu coche se tratase, corto, pero perdurable.

Grandma nos cuenta la historia de Elle, que tras la ruptura con la que fuera su pareja, Olivia, recibe la visita de su nieta Sage pidiéndola dinero y ayuda de manera urgente. Con la ruptura reciente, la abuela decide ayudar a su nieta y juntas emprenderán un viaje para que la joven pueda abortar.

Lo interesante de este planteamiento, y también puede que su fragilidad o aspecto más criticable, es presentar a los personajes de una manera extrema, el personaje de Elle se nos muestra con los sentimientos a flor de piel, la nieta con miedo a enfrentarse a algo que nunca ha hecho y finalmente la madre de Sage como una especie de adicta al trabajo con el estrés como forma de vida.

Las circunstancias que rodean al trío femenino del film hacen que cada cual se comporte de manera bastante directa, como si la vida fuera una carrera en la que hubiera que darse prisa por llegar a no se sabe dónde. Curiosamente Paul Weitz hace de una manera muy inteligente que cada personaje encaje con gran magnetismo, haciéndonos entender por qué son familia a pesar de sus más y los menos, los que al fin y al cabo, todos tenemos.

Grandma_2

Al igual que sus personajes, el film encaja a la perfección todas sus dispares piezas, capaz de mezclar el humor y el drama, capaz de frivolizar y a su vez ser tan emocionalmente directa con la vida y la muerte, con la felicidad y la tristeza, en un viaje cargado de emociones tan diversas y bien contadas que uno no puede evitar sumergirse al igual que cuando se está leyendo una buena obra literaria.

Grandma es una obra escrita por sus personajes, cuya tinta y alma son la dirección y las interpretaciones de sus actores, destacando a una magnética, carismática y adorable Lily Tomlin, convirtiéndose en la abuela que todo espectador que vea el film quiere tener. Un vademécum cuyo argumento te puede hacer reír y puede helarte la sangre, como en la excelente escena de Tomlin y Sam Elliot, digna de ser estudiada en cualquier escuela de interpretación.

Una historia de despedidas, de encuentros, de una vida esclava por recuerdos y decisiones del pasado, una historia vista desde dos miradas, la de una joven y su abuela, miembro de una pasada juventud perteneciente a una contracultura que perdió la batalla, pero que poco a poco va levantando el vuelo en un país en el que aún pueden echarte de una cafetería por hablar del aborto.

Observa la vida, vívela, emociónate, lucha, se tú mismo, impregna a los demás de tu energía porque solo así, quizás cuando pase el tiempo alguien ira con su coche, mirará por la ventana sonreirá y será por ti, serás su recuerdo, corto y perdurable, como Grandma.

Grandma cartel

Grandma
F_Punt_4

· Año: 2015
· Duración: 79 min.
· País:Estados Unidos
· Director:Paul Weitz
· Guión:Paul Weitz
· Fotografía:Tobias Datum
· Reparto: Lily Tomlin, Julia Garner, Marcia Gay Harden, Judy Greer, Laverne Cox, Sam Elliott, Elizabeth Peña, Nat Wolff, Sarah Burns, John Cho, Mo Aboul-Zelof, Skya Chanadet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *