Buenos Días, Buenos Días Destacado
Deja tu comentario

Hoy siente un pobre a su mesa. Caridad cristiana en Nochebuena

Tweet about this on TwitterShare on Facebook5share on Tumblr0Share on LinkedIn2Email to someone

 

Sirvienta: Señora hay un hombre con una cesta de Navidad
–  Señora Helguera: ¿A estas horas?
Plácido: ¡Don Gabino!
Gabino Quintanilla: Pero Plácido, por favor, no tendría usted que haberse molestado.¡Qué amable!
Plácido: No, hombre, no, que todavía no he solucionado mi asunto con el notario, le traigo la cesta para dejársela en prenda.
Gabino Quintanilla: ¿Cómo que en prenda?
Plácido:  Sí hombre, los gastos… La letra tiene gastos. Necesito 20 duros. Préstemelos hombre, préstemelos. Se queda con la cesta en prenda.
Gabino Quintanilla: ¡Usted siempre dando la lata! ¡No puedo, hombre!¡No puedo atenderle!
Plácido: ¡Si hay un champán y todo!

Cuántas veces habremos alabado al tándem Azcona-Berlanga, cuántas nos quedarán… Siente un pobre a su mesa se iba a llamar la obra maestra que escribió el primero y dirigió el segundo en 1961… con Plácido se quedó para contentar a los censores, que decidieron pasar por alto -porque no dudamos de su inteligencia-, el fondo siempre y cuando la forma quedase aparente.

Llegó, quedó y trascendió así este clásico navideño patrio, intacto -por su gracia y sutileza-, para suerte de los presentes y futuros, con un mensaje eternamente contemporáneo sobre las dos Españas que aún hoy conviven en aparente armonía; “su mundo”, como acostumbró a llamarlo Luis García Berlanga.

Madre en la puerta hay un niño,
tiritando está de frío.
Anda y dile que entre,
se calentará,
porque en esta tierra
ya no hay caridad,
ni nunca la ha habido,
ni nunca la habrá.
(Romance del niño perdido)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *