Buenos Días
Deja tu comentario

Duelo de armónicas entre Gary Cooper y Walter Brennan

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0share on Tumblr0Share on LinkedIn0Email to someone

 

– Intentar cambiar el mundo saltando desde edificios… ¡no lo cambiarías ni aunque los edificios te saltaran a ti!
– No haga caso al coronel, odia a la gente.
– Usted le gusta… le acompaña.
Porque tocamos la armónica…

Juan Nadie (Meet John Doe), de Frank Capra

Y de regalo… un buen speech:

– Escuche señor, alguna vez se ha quedado sin pasta?
– Sí, muchas veces
– Muy bien… Usted camina solo, sin un centavo en los vaqueros, es libre como el viento, nadie le molesta, cientos de personas tienen muchas cosas mejores que usted: zapatos, sombreros, automóviles, radios, muebles… ¡todo! Son gente encantadora… pero te dejan solo, ¿no es así? Coja un puñado de pasta y, ¿qué pasa? Esas personas encantadoras y maravillosas se convierten en sanguijuelas. ¡Un montón de sanguijuelas! Empiezan por acercarse a usted. Intentan venderle algo. Tienen manos largas y ¡quieren estrangularle! Usted se retuerce y los esquiva y grita. Intenta quitárselos de encima pero no tiene posibilidades. Lo primero que hace es poseer cosas… Un coche, por ejemplo. Ahora toda su vida se complica con muchas cosas más: pagar derechos de licencia, la matrícula, gasolina, y aceite, impuestos, y seguro, y documentos de identidad, y cartas, y facturas, y neumáticos, y abolladuras, y multas, y abogados… ¡Y un millón de cosas más! Y, ¿qué pasa? Que no es el tipo feliz y libre que solía ser. Tiene que tener dinero para pagar todo, así que va detrás de lo que otro consiguió… Y ahí lo tiene. ¡Se ha convertido en una sanguijuela!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *