Sentir, Últimas
Deja tu comentario

Crítica de ‘Ghadi’, de Amin Dora

Tweet about this on TwitterShare on Facebook9share on Tumblr0Share on LinkedIn0Email to someone

 

G

hadi (2013) es una comedia árabe con una presentación Amélie (2001), un desarrollo Los jueves milagro (1957) y un desenlace Frank Capra. Aunque la historia gira en torno a un niño con Síndrome de Down, no es una película sobre la superación, sino un alegato por la diferencia. El valor de no ser igual a los demás, en un lugar en el que todos los personajes, curioso, tienen el mismo nombre.

Al principio, es el padre, Leba (Georges Khabbaz), el que narra la historia de su propia vida con destreza, sin preocuparse por llegar cuanto antes al tema de la película. Vemos una descripción de los habitantes del pueblo, hombres y mujeres gregarios que esconden sus pecados: el peluquero que cobra de más a los clientes, el carnicero que engaña con el peso, el policía que roba el dinero del cepillo o el vecino que maltrata a su mujer.

Vemos también cómo el joven y tartamudo Leba sobrevive en un entorno tan potencialmente hostil como un patio de colegio. Quizás esa infancia difícil, en la que debía superar sus dificultades, le sirvió para saber ayudar después a su hijo. A Leba le salvó la música y los consejos de un profesor, Mr. Fawzi (Antoine Moultaka), que cogió a un niño con problemas y le dio su papel en la sociedad: ser un pianista virtuoso. Años después, la historia se repetirá entre Leba y Ghadi (Emmanuel Khairallah), su hijo con Síndrome de Down.

Ghadi_2

Ghadi, igual que hacía su padre, se pasa el día encaramado a la ventana, observando la rutinaria vida de los vecinos. Hasta que un día empieza a emitir sonidos guturales al aire. Y el aullido es tan molesto que hace desesperar al vecindario. Así que entre todos deciden que ese niño tiene que irse del pueblo. Y ahí es donde empieza la película. ¿Podíamos haber resuelto el metraje hasta aquí en una secuencia de tres minutos? Sí, pero, ¿por qué no hacerlo así?

Después de Amélie, Los jueves milagro. El plan de Leba para hacer que el rebaño acepte a esta pobre oveja negra y no tenga que marcharse. La creación de un trampantojo para convencer al pueblo de que Ghadi es un ángel que ha venido a expiar los pecados de los vecinos. Ayudarán a fraguar el plan los marginados del pueblo. Los diferentes: “el tonto”, “el negro” y “el mariquita”.

Por cierto, Leba es también el guionista de la película, realizada por Amin Dora. Este primer largometraje del director libanés se parece mucho en el planteamiento a la webserie con la que ganó un Emy Internacional: Shankaboot (2010). Las dos obras presentan un pueblo desde las alturas (el barrio de una ciudad, en el caso de la serie) y se centran en la vida de cada vecino con un personaje como elemento catalizador de la tramas. Un joven buscavidas en Shankaboot y un niño con Síndrome de Down en Ghadi. A primera vista, parece que los dos necesitan un milagro para sobrevivir. Y es ahí donde entra Frank Capra para resolver esta película. Ya saben que era el rey de los deseos imposibles. Aunque en algunos casos, quizás en este, el verdadero milagro sea cambiar a los que te rodean.

Ghadi_cartel
Ghadi
F_Punt_4

· Año: 2013
· Duración: 100 min
· País: Líbano
· Director: Amin Dora
· Guión: Georges Khabbaz
· Fotografía: Karim Ghorayeb
· Reparto: Georges Khabbaz, Lara Rain, Emmanuel Khairallah, Camille Salameh, Rodrigue Sleiman, Samir Youssef, Caroline Labaki, Tarek Bacha, Giselle Boueiz, Christine Choueiri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *