Quieres: Óscar

Crítica de ‘El francotirador’, de Clint Eastwood

  Hacía tiempo que mi mente no se dispersaba tanto viendo una película. Hacía tiempo que no sentía la necesidad de levantarme e irme. No por indignación, sino por aburrimiento. Reconozco que al sopor contribuye el hecho de que no me gustan los héroes de guerra. No creo que existan los héroes de guerra, es imposible, por contradictorio, que haya un héroe capaz de implicarse en semejante juego sucio, un juego de intereses comunes que nadie quiere compartir. Los héroes de verdad no acaban con unas vidas para salvar otras –de momento no hemos sufrido ninguna invasión zombi que justifique que un héroe de verdad apriete un gatillo, sí, solo se me ocurre ese supuesto para entender que un héroe de verdad haga algo así… un momento… ¿los zombis no son muertos vivientes? Nada. No he dicho nada-. Ahora bien, que no crea en los héroes de guerra no quiere decir que no sea capaz de disfrutar de una película cuyo protagonista pretenda ser uno, siempre y cuando la trama y todo lo que la …

Crítica de ‘The imitation game’, de Morten Tyldum

  L laman más la atención las reprimendas que ha recibido Morten Tyldum por su retrato de Alan Turing –dirigidas en realidad hacia Graham Moore por atreverse a dar forma de guión a la biografía escrita por el matemático Andrew Hodges: Alan Turing: The Enigma-, que el retrato en sí mismo. Las críticas no se han centrado en un estilo descuidado, en una interpretación penosa o en un guión mal llevado, sino en una historia incoherente con la realidad, repleta de inexactitudes, de personajes que aunque existieron, no existieron como existen en esta película, etc… Como si alguna biopic hubiera sido fiel en ese sentido. Es cierto que uno agradece saber que lo que va a ver tras una frase introductoria que reza eso de “basado en hechos reales” no es del todo real -nunca lo es-, pero es algo que el público que sabe distinguir entre ficción y documental asume desde el primer momento. Por lo que dicen sus groupies, Alan Turing no fue ningún monstruo sin corazón, frío, desagradable, inhumano, sino todo lo …

Crítica de ‘Selma’ de Ava DuVernay

  En las tierras del sur de los Estados Unidos el odio seguía llenando cada calle, cada esquina, cien años después de la abolición de la esclavitud. Este odio llenaba el aire que debían respirar los oprimidos y les impedía experimentar ese comienzo de igualdad que, se suponía, se les había otorgado. En 1965 sólo 130 de los 150.000 ciudadanos negros de Selma estaban censados. En esta película, Ava Duvernay retrata la lucha de esta población, liderados por Martin Luther King Jr, contra la dominación y el abuso a mano de las autoridades blancas de esta ciudad de Alabama. Parece difícil creer que Selma sea el primer film sobre la figura de Luther King, quien, como tocado por Hermes, con la elocuencia de sus palabras y la profundidad de sus pensamientos consiguió esparcir por las áridas tierras del sur y por los rincones más tolerantes del norte el deseo de un pueblo oprimido por los blancos: la igualdad. Con una sobresaliente interpretación protagonista por parte de David Oyelowo, no nos encontramos sólo ante una buena …

Crítica de Birdman de Alejandro González Iñárritu

  Oscar Wilde escribía en el prefacio de “El retrato de Dorian Gray” que todo arte es, a la vez, superficie y símbolo, y que los que profundizan sin contentarse con la superficie se exponen a las consecuencias, así como los que intentan descifrar el símbolo. La historia de Riggan Thomson (deslumbrante Michael Keaton) está estrechamente relacionada con las palabras de Wilde: un hombre que necesita reinventar su superficie ahondando en la simbología de su existencia marchita. La fama lo ha catapultado al estrellato, pero como en todo ascenso desenfrenado, siempre hay una caída inevitable. El impacto abre las puertas a un mundo de delirio emocional donde el anhelo de grandeza contrarresta con la realidad. Es entonces cuando el alma, combustionada como una cerilla, intenta desesperadamente recuperar la gloria de años ya pasados. Los gritos de los admiradores retumban como ecos en la noche, y el recuerdo del éxito, deslucido por el paso del tiempo, lucha por hacerse hueco entre las dudas, tratando de ser el último eslabón al que aferrarse antes de caer en …

Crítica de La teoría del todo de James Marsh

  Todo el mundo parece dar por sentado que el Óscar a la mejor interpretación masculina tiene el nombre de Eddie Redmayne, ese actor que se ha dejado poseer por el alma e ingenio del mismísimo Stephen Hawking y ha interpretado su vida como si la hubiese ‘sufrido’ él mismo. Un aplauso. Una ovación para una interpretación físicamente incómoda… pero emocionalmente cómoda. El hecho de que todo el mundo elogie la interpretación de Redmayne impide a muchos ver dónde está la auténtica esencia de la propuesta de James Marsh. Quien lleva el auténtico peso emocional en esta película diseñada para conmover -lo consiga o no-, tiene nombre de mujer: Felicity Jones. Quizá a simple vista no veamos en ella a la auténtica Jane -la primera esposa de Hawking, madre de sus tres hijos-, como sí ocurre en el caso de su compañero de reparto, pero sí reconocemos cada uno de sus sentimientos. La teoría del todo es un reflejo de lo que Jane vivió junto a Stephen, no de lo que Stephen vivió junto a …

Crítica de Whiplash de Damien Chazelle

  Cuando un director se atreve a mostrar ante el público sus virtudes y sus pecados sin miedo al qué dirán, cuando se sincera, cuando se entrega en cuerpo y alma hasta el punto de confundirle con sus personajes -sin que por ello pierdan estos su esencia independiente-, puede salir algo tan grandioso como Whiplash. A Damien Chazelle también se le han reventado las ampollas de las manos agarrando unas baquetas. Sabe cómo sangran cuando te dejas llevar por el ritmo… . Seguir leyendo la crítica en Crazyminds

Crítica de El gran hotel Budapest de Wes Anderson

  No es por ir a contracorriente -creo-, pero soy de las que dicen que cuando la obra de un director americano es buena, parece europea. El cine europeo tiene otro color y una calidad que no se mide en millones de dólares… ni de euros. Como el cine de Wes Anderson. Es muy particular, demasiado mimado para proceder de una industria como la de Hollywood -allí el cine de autor es una rareza-. Todo tiene su explicación: Wes Anderson siempre ha mirado hacia este continente para buscar inspiración, muy especialmente en el cine francés, en París, y lo ha hecho también para construir, en parte, el concepto de su ‘gran hotel’. Fue allí donde descubrió los textos en los que basa esta historia, pero hay que aclarar que no son de un parisino sino de un vienés: Stefan Zweig. Para rodarlo se alejó de Francia, pero se quedó en Europa, en algún que otro bonito pueblo de la Alemania Oriental y en un estudio de Berlín en el que plantó su maqueta rosa de arquitectura Art Nouveau de casi tres …

Crítica de Boyhood de Richard Linklater

  “La película no va de gran cosa, sino de pequeñas cosas”. Palabras de Richard Linklater sobre Boyhood. Es así, su película no lleva a ningún sitio en concreto, tiene un principio pero no un final. Su película es vida, si tuviera un final, dejaría de serlo. Boyhood hay que observarla como se observan los patos en El Retiro, desde la comodidad de un banco y a la temperatura ambiente que toque en el momento, pero sobre todo desde la tranquilidad que da saber que no va a pasar nada, que ellos seguirán metiendo su cabecita dentro del agua de vez en cuando, que se atusarán las plumas cada cinco minutos -hasta que un niño tire un petardo y salgan todos volando-. Dicho así suena poco menos que aburrido…   · Seguir leyendo la crítica en Crazyminds